Demasiada Información

Demasiada Información

Sharing is caring!

En el lugar donde trabajaba cada año nos enviaba a un seminario sobre capacitación empresarial, era como la salida del año que no te podías perder, era aún más importante que la comida que se organizaba por navidad y fin de año.

Nuestro equipo de trabajo no era tan unido pero convivíamos mucho en la oficina, cumplíamos los objetivos. La mayoría de veces este evento lo organizaban en Veracruz en un hotel de 5 estrellas. Había bar, alberca y las habitaciones unas camas muy suaves y siempre tenían una gran presentación.

Yo compartía cuarto con Elena, nunca he tenido problemas con ella, es muy ordenada y agradable. No quisiera ser los de logística de la empresa, manejan muchísima gente así que cuando es eso solo me limito a obedecer y escuchar las instrucciones, nos dividieron por departamento, nos asignaron las habitaciones, debíamos dejar nuestras maletas y luego presentarnos en el lobby.

Después de hacer lo que nos dijeron, bajamos al lobby y se notaba la emoción en el ambiente. Nos llevaron a la sala donde iba a ser el seminario era muy grande, esperan recibir un promedio de 500 personas, las sillas estaban acomodadas y el tapete rojo combinaba muy bien con la estancia.

Nos fueron acomodando porque todos teníamos asientos asignados además no éramos la única empresa que asistía. Teníamos una especie de rivalidad con los otros pero solo en un concurso de beber bebidas alcohólicas en la fiesta que se hace después del evento, siempre es muy grato verlos porque afuera del hotel nunca sabemos de ellos.

El seminario comenzó con un señor que se veía que era experto en oratoria por como movía el cuerpo, modulaba la voz y tenía muy estudiado lo que iba a decir en todo momento fue claro y muy concreto. Hicimos dinámicas incómodas donde tienes que interactuar con el otro, fue divertido.

Al otro día teníamos la segunda parte del seminario pero en ese preciso momento era tiempo del receso donde íbamos a comer para regresar, la comida era en el banquete del hotel todo lo que servían se veía delicioso aparte yo tenía mucha hambre entonces hacía un combo muy poderoso.

Comimos medallones de pavo, puré de papá con salsa BBQ acompañado de agua mineral de naranja o limón junto con pan recién horneado (¡Todavía estaba caliente!) y de postre podíamos elegir entre flan con caramelo o gelatina de colores. Lo malo de comer tanto es que regresamos a la sala con ganas de dormir, con el famoso “Mal del puerco”  no entendí mucho de lo que dijo el señor y de repente rezaba para que no viera como luchaba contra cerrar los ojos del sueño.

Hubo un punto donde tenía que distraerme así que fui al baño aproveché para mojar mi cara pero seguía teniendo mucho sueño, me senté en la tapa del escusado, me recargué en la pared y me dormí.

El ruido de un montón de tacones que entraron al baño me despertó, por un minuto no sabía dónde estaba ni porqué.

[Vídeo: YouTube || Si quieres conocer más entra a WOBI || Fuentes: WOBI y Chilango ]

El grupo de chicas estaba hablando de muchas cosas pero pude escuchar una conversación que me llamó la atención, planeaban robarle a alguien hospedado en el hotel. Procuré no hacer mucho ruido y decidí no salir hasta que todas se habían ido. Ahora no sabía qué hacer con esta información.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *