El estigma en torno a la salud emocional de los hombres a menudo se pasa por alto.

Desde que era niño, he sido disciplinado para lidiar con mis emociones de una forma muy particular y muchos somos educados de la misma forma. Se nos dice que los hombres aprenden, punto por punto a no sentir, no llorar, lo que da pie a la larga a que no encontremos las palabras para expresarnos.

En mi caso personal, esto se hizo muy evidente cuando estaba en mis primeros años de universidad y tuve mi primer ataque de pánico.

Estaba en una fiesta, rodeado de un grupo de chicos y, muy rápidamente, los encontré a todos riéndose de mí y tomando videos para divertirse.

El pánico se convirtió en lágrimas y me criticaron por “actuar como una mujer“. Este es solo un ejemplo del estigma de la salud emocional de los hombres.

Este estigma en los hombres nos anima a no revelar nuestras emociones.

El problema con las personas que no revelan sus emociones es que no responden a algunas de las áreas más críticas.

Video obtenido de: Canal YouTube de Jesús Arrebola

En mi caso, me inundaron oleadas de ataques de ansiedad en toda la universidad, sintiendo que la gente solo se burlaría de mí, por lo que reprimí mi miedo lo más posible. Al final, esta acción, solo me empeoró de muchas formas.

Hablando en un entorno de estereotipos, hay un conjunto de cualidades femeninas que los hombres tienden a evitar. Estos incluyen revelar emociones a lo largo de la línea de dolor y vulnerabilidad.

El problema es que estos son rasgos universales, humanos, no solo rasgos de un género.

Cuando enseñamos a los niños desde una edad temprana a no sentir, a no llorar y a no encontrar las palabras para expresarse, les estamos diciendo que tomen estas emociones naturales y hagan algo más con ellas.

En última instancia, los hombres los transfieren a otras emociones que, según esto son emociones “masculinas”: la tristeza se convierte en ira y la vulnerabilidad cambia al orgullo.

Video de: El Toper MX 2

Sin embargo, todo esto no quiere decir que los hombres no sientan emociones como el dolor o la vulnerabilidad.

Aún conservan estas emociones universales, pero a menudo las revelan en situaciones específicas.

Veamos por ejemplo lo que sucede en un simple partido de futbol. Si observas a tu alrededor, probablemente notarás mucho afecto expresado de forma abierta y cómoda, con abrazos y expresiones como “niñerías”.

Una atmósfera muy diferente a la mía que expresa ansiedad en una fiesta universitaria.

Entonces, ¿por qué los hombres se sienten seguros y revelan emociones en una arena y no en otra?

Vuelve a lo que la sociedad considera aceptable para que los hombres piensen y sientan.

En el ejemplo de mi ataque de pánico, los hombres que me criticaron por “actuar como una mujer” simplemente me juzgaron como un hombre mal adaptado.

Desde que me separé del curso establecido de masculinidad de la sociedad y quedé atrapado en niveles de gran emoción, me quedé atrapado en lo que los psicólogos llaman un “doble vínculo”.

FUENTE: Sara Alzate

Hubo dos demandas incompatibles ante mí, la idea de masculinidad de la sociedad y mi propia vulnerabilidad implacable.

El reto ante esta situación es también darse cuenta de que necesitas ayuda y mejor aún, aceptes dicha ayuda.

Una metodología que puede apoyar en este proceso es la Bioneuroemoción el cual es un método de consulta donde hace uso de la ciencia humanista y en donde permite al consultante encontrar las claves emocionales para una toma de conciencia, siendo el cliente responsable de su posterior sanación.

(Encuentra más información de este tema en el sitio de Raquel Life Coach)

Aunque no parece que estos estereotipos de género cambien pronto, tengo fe en que los superaremos y comenzaremos a reconocernos por las personas que realmente somos.

Mientras esto sucede, el apoyarse en profesionistas que nos ayuden a identificar y sanar para continuar con nuestro viaje en este mundo será lo más inteligente.

MÁS INFORMACIÓN: Raquel Saldarriaga Life Coach, VIX

No importan si tu empresa es física y/o tienes presencia en Internet, de una u otra forma requieres hacer publicidad.

Puedes recurrir a la publicidad exterior, la digital o una mezcla de ambas, pero hay que hacer publicidad para acercarte y atraer a tu público objetivo y a tu cliente ideal.

Pero…¿cómo hacerlo? La pieza clave de este rompecabezas es justamente conocer a tu cliente ideal: quién es, qué piensa, qué quiere, su edad y una larga lista adicional… esto significa conocer su contexto para poder dirigir el mensaje justo a su situación.

Solo para darte una pequeña idea de lo que quiero compartirte. Veamos el caso de las generaciones:

  • Generación Interbellum (1900 – 1914)
  • Generación Grandiosa (1915 – 1925)
  • Generación Silenciosa (1926 – 1945)
  • Baby Boomers (1946 – 1960)
  • Generación X (1961 – 1981)
  • Generación Y o Millenials (1982 – 2001)
  • Generación Z (2001 a la fecha)

Observa entonces las generaciones… con solo este rasgo no puedes dirigirte de la misma forma a una audiencia de 30 años o a tus clientes de 60 ¿cierto?

Tomando entonces a la Generación Z (Gen Zers). A esta generación se les define a medida que impulsa su sentido de auto-configuración.

Las marcas que buscan impactar a esta generación deben comprender la forma correcta de unirse a la conversación y las historias que esta generación está diciendo.

Los Gen Zers son hiperreactivos a los intentos no genuinos de contar historias contextualmente relevantes.

Veamos por ejemplo el spot televisivo de 2017 de Pepsi que fue un total fracaso en donde presentó a la mejor supermodelo e influyente Kendall Jenner.

La marca intentó alinearse con los manifestantes y unirlos con las fuerzas del orden simplemente entregando a un oficial de policía una lata de refresco.

El anuncio, que salió como todo lo que necesitas es Pepsi, fue un fracaso.

Llegó a 1,6 millones de visitas en 48 horas, pero con cinco veces más votos negativos que votos positivos en YouTube y generó varios memes sarcásticos, incluido uno de Bernice King, la hija menor de Martin Luther King Jr.

La campaña duró apenas 24 horas antes de que Pepsi retirara el anuncio y entregara una disculpa.

Fue la protesta pública y la reunión conjunta en las redes sociales lo que llevó a este anuncio a su fin.

Mientras que la Generación Z, al igual que los Millennials, buscan contenido accesible, que se ve generalmente como publicaciones en las redes sociales.

Es responsabilidad de las marcas ubicar ahora sus mensajes entre el contexto de los entornos sociales, políticos y generacionales al mismo tiempo que el mantenerse fiel a los valores de su propia marca.

Los Gen Zers ya se han definido a sí mismos a través de sus voces en línea, las acciones que han tomado y los cambios que han exigido.

Reflexionemos sobre las palabras y su estilo y no solo recibamos a la generación más nueva en la fuerza de trabajo, sino que también valoremos el poder que tienen y las conversaciones que desean tener.

Ahora es el momento de entender cómo comercializar genuinamente nuestras historias de marca hacia la Gen Z.

El video es cortesía de Soundcloud Jorge Bauza.

Información escrita de: Wikipedia, IMU.com.mx