¿Deberían los miembros del público llevar máscaras faciales durante la pandemia de COVID-19? Es una pregunta controvertida, con diferentes países y autoridades dando diferentes consejos.

En internet podrás encontrar una gran diversidad de opiniones y ensayos aleatorios sobre las máscaras faciales y transmisión de enfermedades respiratorias.

Recomendaciones en conflicto

Dos de las principales organizaciones de salud del mundo no están de acuerdo con el uso de máscaras. La Organización Mundial de la Salud (OMS) actualmente desalienta el uso de máscaras.

Actualmente no hay evidencia de que el uso de una máscara (ya sea médica o de otro tipo) por parte de personas sanas en el entorno comunitario más amplio, incluido el enmascaramiento comunitario universal, pueda prevenir la infección con virus respiratorios, incluido COVID-19.

Qué es una pandemia? La Organización Mundial de la Salud responde - YouTube

La OMS recomienda máscaras especiales (máscaras N95 o equivalentes) más otra protección para los trabajadores de la salud que trabajan con personas que tienen, o se sospecha que tienen, COVID-19.

Por el contrario, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en los Estados Unidos han recomendado recientemente que todos usen una máscara (de tela), de ahí que se ha disparado la venta de cubrebocas de tela.

¿Quién tiene la razón? ¿Usar una máscara protege al usuario? ¿Protege a los demás?

Entendiendo la propagación

Para examinar esto, primero debemos observar cómo se propaga el coronavirus y cómo las máscaras podrían detenerlo.

Hay varias rutas posibles para la infección. Una persona infectada puede toser, estornudar o respirar dentro de unos dos metros de otra persona y el virus cae en los ojos, nariz o boca de la otra persona.

Otra ruta es cuando una persona infectada tose o estornuda en su mano o en una superficie. La persona no infectada luego le da la mano o toca la superficie y transfiere el virus a su propio ojo, nariz o boca.

No sabemos cuánta transmisión ocurre por cada una de estas rutas para COVID-19. Tampoco está claro cuánta protección ofrecería una máscara en cada caso.

La mejor evidencia actual

Hasta el momento, los diversos estudios se basan principalmente sobre el uso de máscaras y la infección por enfermedades similares a la influenza.

Actualmente no hay ensayos aleatorios que involucren COVID-19 en sí, por lo que lo mejor que podemos hacer es observar enfermedades similares.

En general, los datos con los que actualmente se cuenta es con lo que se ha recopilado sobre los estudios del efecto de las máscaras versus ninguna máscara en los trabajadores de la salud y la población en general.

En este sentido, no mostraron que el uso de máscaras conduce a una reducción sustancial de la enfermedad similar a la gripe.

Sin embargo, los estudios siguen siendo demasiado pequeños para descartar un efecto menor para las máscaras.

Hasta la fecha, se siguen analizando y realizando más estudios con los problemas actuales que enfrentamos ante la actual pandemia, por lo que estamos más próximos a tener datos más acordes a la situación

Qué pasa si el nuevo coronavirus provoca una pandemia?

Sin embargo, el protegerse por mínima que sea, vale la pena. Hasta el momento lo que más ha ayudado ha sido el distanciamiento social y si tienes que salir el protegerte con una cubre bocas puede ayudar.